martes, 28 de abril de 2009

palabras mágicas




... y pum.

2 comentarios:

  1. Hace un café de letras.
    O igual cuenta en un pum la historia de Anabel, que vivía en un campo de amapolas y salía cada día a las cuatro y diecisiete de la tarde a pasear en bicicleta hasta la ciudad, donde se encontraba con Sebastián, el hombre de los dibujos de niños tristes.


    ¡Miau!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Garabatea con colores.