viernes, 5 de marzo de 2010

ana

Se rajó la nariz entre los platos. Ya se había empezado a marear nada más pisar la cocina, pero no dijo nada. Su madre le había pedido por quinta vez que fregase los platos. “Y sin excusas”. El olor a limón de lavavajillas se le metió por la nariz. Tenía las manos arrugadas. Los ojos en blanco. Cayó sobre el fregadero y se rajó la nariz entre los platos rotos.

No saben calcular cuánto tiempo llevaba así. Cuando cayó al suelo, los picos de los huesos arañaban las baldosas. Y ahora se pierde entre el camisón, debajo de las sábanas. Y no dice nada. Los médicos preguntan. Y no dice nada. Todavía no reconoce su tortura. Esa obsesión a la que han llamado Ana.

Ahora no tiene espejos cerca. Todavía no se ha visto la herida en la nariz pero le han dicho que no le quedará cicatriz. Y que van a hacer que Ana no vuelva a estar ahí.

18 comentarios:

  1. A esa tal Ana le pegaba yo una patada en el culo para que la dejase en paz, y luego le llevaría pastel para comer en la cama y embadurnarnos la cara.

    pd: te regalo un
    pollito. cuídalo.

    ResponderEliminar
  2. Ana realmente es el nombre con el que llaman a una enfermedad (anorexia) los que la padecen. Pero a ver si ahora consiguen que no vuelva a rondar por ahí.
    Acabará comiendo pastel.
    Gracias por pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Eme... no se que decir. A veces pienso que soy realmente mas gilipollas de lo que pienso porque releo cuatro veces su magnífico texto y soy incapaz de entender el significado (todo demérito mio, aclaro). De todas formas es surrealistamente hermoso.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  4. Querido Completamente o querido Gilipollas, como más te guste.
    Si es así, desde luego, es mi culpa. Me gusta demasiado rodear las cosas. Será mi fallo. Ana es el nombre con el que los enfermos llaman a la anorexia. Mis cuatro líneas estúpidas son los que ocurre cuando no comes, te mareas, desmayas y caes fulminado. Si caes sobre el fregadero pues te haces daño y te rompes la nariz. De ahí a que te lleven al médico y veas que lo que realmente tienes es un "affair con ana".

    ResponderEliminar
  5. Las cicatrices quedan en la cabeza y en el corazón ... un besito Anita y feliz fin de semana, te sigo muy-muy cerquita. Muacc

    ResponderEliminar
  6. No me parecen para nada 4 línias estúpidas. Me alegra haber descubierto tu blog :)

    ResponderEliminar
  7. Ana persigue a tantas... Esa obsesión que a veces termina matando gente, es terrible.
    Con lo que disfruto yo comiendo piruletas y echándome colonias de frutas.
    Desde Marte
    Mirna

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Eme, mil disculpas, soy -además de muchas otras cosas- un ignorante.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. Espero que Ana desaparezca.... nunca fuí de esas personas que juzgan sin conocer, pero yo la conozco, y no es una buena amiga... nisiquiera es una amiga...

    ;)

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado este primer texto tuyo que he leído

    ResponderEliminar
  11. Espero que Ana desaparezca para siempre

    ResponderEliminar
  12. Clow, debe ser así. Espero que esta Ana no visite a mucha gente.

    ResponderEliminar

Garabatea con colores.